martes, 23 de diciembre de 2014

Autoginefilia

La autoginefilia es una parafilia que significa literalmente "amarse a uno mismo como mujer". Al parecer se refiere a la excitación sexual que sienten algunos travestís o transexuales al vestirse como mujeres o imaginarse a si mismos como mujeres. Es un tema controvertido por que no está del todo claro que esto sea así, y por que su origen es un intento de explicar la transexualidad en heterosexuales.

Uno de los puntos de partida que se pueden considerar erróneos de esta teoría es la de considerar que la transexualidad en heterosexuales requiere una explicación que no es necesaria en homosexuales. De alguna manera venía a implicar que es normal que una persona homosexual quiera cambiar el sexo para hacer coincidir su orientación con lo socialmente aceptado, mientras que la transexualidad en heterosexuales ya no encajaba en estas ideas. ¿Por que una persona heterosexual iba a querer convertirse en un homosexual del sexo opuesto, dificultándose así el conseguir pareja? Pues obviamente por que la orientación sexual y la identidad sexual no tienen nada que ver. No hacen falta otras teorías.

Pero el caso es que este tema me viene bien para explicar otra cosa que me ocurre, aunque no encaje completamente en la definición. En resumen: me gustan las mujeres que son como yo. No es la única clase de mujer que me gusta, pero si que creo que mi ideal cumple esas características: Sensibles, tranquilas, frikis, cariñosas, infantiles, vulnerables, con características femeninas pero no demasiado,...

Contra la corriente esa que dice que las parejas deben de complementarse, a mi lo que me atrae es lo que coincide conmigo. Por ello me pareció curiosa y similar la definición literal de "amarse a uno mismo como mujer", por que la mujer que más me gusta es aquella que es como yo mismo.

Aunque también me planteo que sea a la inversa. Quizás no es que me guste lo que es como yo, sino que trato de ser como aquello que me gusta. En mi cabeza al menos tiene sentido: Si hay un rasgo que apreciamos en los demás ¿no es lógico que tratemos de cumplirlo también nosotros mismos? Si a mi no me gusta la gente que trata de hacerse ver en exceso ¿No es normal que yo tampoco quiera verme como una persona histriónica?

Incluso físicamente, no puedo entender el cumplir un estándar que a mi no me gusta. Se que los hombres fuertes resultan más sexys, pero a mi no me gusta la idea de que mi atractivo vaya por ese camino. Igualmente tampoco me gusta la barba, ni el pelo en otras partes del cuerpo. Me gustan las mujeres bajitas, y en ese mismo sentido quizás prefiriese ser más alto, pero al tiempo mi ideal para mi mismo es no tener demasiada altura, sino más bien lo contrario. Y no me dejaría el pelo largo, pero coincide que tampoco es mi preferido en mujeres. También prefiero las mujeres con poco pecho, y no me gusta ni maquillaje, ni tacones, ni pendientes, ni vestidos demasiado femeninos. Y en cuanto a mi, no deseo tener una voz grave, ni un rostro demasiado masculino.

En resumen, me sorprende lo cercana que está mi imagen ideal de la imagen de mi chica ideal. Por ello me vino la idea a la mente al leer sobre la autoginefilia, como alguna clase de variante: amar a una mujer como uno mismo.

1 comentario:

  1. Tus comentarios y reflexiones son muy acertados. Los siento igual.

    ResponderEliminar